CIENCIA Y CONOCIMIENTOS... Aprendamos sobre los misterios del universo... los invito a leerme...

domingo, 28 de mayo de 2017

CIENTÍFICOS REVELAN LO QUE SERÍA LA PRIMERA PRUEBA DE LA EXISTENCIA DE UNIVERSOS PARALELOS.


Científicos de la Universidad de Durham han aportado una nueva evidencia que hablaría a favor de la existencia de universos paralelos. En el marco de un estudio sobre la zona del espacio llamada 'Punto Frío', detectada por primera vez por un satélite de la NASA en 2004, los investigadores defienden una nueva versión sobre su origen.
La comunidad científica suele explicar la diferencia de temperaturas de este punto frío con su entorno, de alrededor de 0,00015 grados Celsius, por el número inferior de galaxias que contiene, hasta 10.000 menos que otras regiones del espacio. Sin embargo, los autores del estudio presuponen que este punto frío habría podido formarse como resultado de una colisión entre los universos.
Uno de los coautores del estudio, Tom Shanks, profesor y astrónomo de la Universidad de Durham, subraya que no se puede "descartar por completo" que el fenómeno del 'Punto Frío' "haya sido causado por una fluctuación improbable que explica por el modelo estándar [de la física de partículas]".
"Pero si esa no fuera la respuesta, entonces hay más explicaciones exóticas", sostiene el científico, que añade que "la más emocionante" de ellas es que la diferencia de temperaturas "fue causada por una colisión entre nuestro universo y otra 'burbuja' de universo".


"Si el análisis sucesivo y más detallado de los datos de la radiación de fondo de microondas (CMB) confirma que eso fue lo que pasó en el caso del 'Punto Frío'" —explica Shanks— eso sería "la primera evidencia del multiverso". "Miles de millones de otros universos como el nuestro podrían existir", recalca el astrónomo.
Los resultados del estudio han sido publicados en la revista de la Real Sociedad Astronómica de Reino Unido. Si tales conjeturas científicas resultaran ser ciertas, eso podría significar que la teoría del 'multiverso' es correcta y el cosmos tiene una cantidad infinita de universos paralelos con un número de realidades alternativas también ilimitado. ¿Quiénes o cómo seríamos en estas otras realidades paralelas?

sábado, 27 de mayo de 2017

67P: EL COMETA QUE PRODUCE SU PROPIO OXÍGENO.


La forma en que este cometa produce O2 podrá ayudar a los expertos a encontrar exoplanetas que puedan albergar vida.

La sonda espacial Rosetta en el año 2015 realizó uno de los descubrimientos más grandes de su misión: Detectó oxígeno molecular en el Cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko.
Si bien el oxígeno molecular es común en la Tierra, raramente se puede ver en otras partes del universo, y menos en un cometa.
Una de las hipótesis que manejaron los expertos tras este descubrimiento, fue que el oxígeno estaba congelado dentro del cometa desde el inicio del sistema solar, y que se fue derritiendo a medida que se acercaba al Sol.
Sin embargo, esta hipótesis podría quedar descartada gracias a Konstantinos P. Giapi, ingeniero químico de la Instituto de Tecnología de California (Caltech) que trabaja desarrollando microprocesadores.
Giapis descubrió que la reacción química encontrada en el cometa era muy similar a los experimentos que el mismo estaba realizando en su laboratorio tratando de buscar nuevas formas de desarrollar nuevos procesadores.
“Comencé a interesarme en el espacio y buscar lugares en donde los iones podrían ser acelerados contra superficies”, señaló Giapis en un comunicado. “Después de buscar en las mediciones hechas en el cometa por Rosetta, particularmente en la energía de las moléculas de agua golpeando el cometa, todo calzó: Lo que había estados estudiando por años estaba pasando en ese cometa”.
En el estudio, Giapis y su colega Yunxi Yao proponen que el oxígeno molecular encontrado en el Cometa 67P no es de la época de la creación del sistema solar, sino que es un fenómeno químico actual.
Según la investigación, las moléculas de vapor de agua ‘vuelan’ del cometa mientras éste es calentado por el Sol. Luego de esto, las moléculas de agua pasan a estar ionizadas por la luz ultravioleta del sol, y luego el viento del Sol hace que éstas moléculas ionizadas vuelvan al cometa.
“Cuando las moléculas de agua chocan contra la superficie del cometa, el cual contiene un enlace de oxígeno en materiales como arena y óxido, las moléculas toman otro átomo de oxígeno de la superficie y así se forma el O2“, indican desde Caltech en el comunicado.
“Hemos demostrado experimentalmente que es posible formar oxígeno molecular dinámicamente de los materiales de la superficie, similar a aquellos que se encuentran en el cometa”, agrega Yao.
Gracias a este descubrimiento, a futuro se podrá considerar este nuevo mecanismo que los cometas poseen para “crear” oxígeno y buscar de mejor forma aquellos planetas fuera del sistema solar que podrían albergar vida.
El estudio completo publicado en Nature Communications puede leerse aquí.

viernes, 26 de mayo de 2017

TELESCOPIOS CHILENOS PERMITEN OBSERVAR POR PRIMERA VEZ LA FORMACIÓN DE PLANETAS.



Se trata de un disco a unos 180 años luz de distancia con un sol alrededor de 0,8 veces la masa de la Tierra.

Un grupo de astrónomos ha podido observar por primera vez la formación de planetas, registrando la temperatura y cantidad de gas presentes en las regiones más prolíficas de “producción” de planetas, informó hoy la Universidad de Michigan (EEUU), a la que pertenecen los científicos.

La observación se logró utilizando los datos del telescopio internacional de rastreo infrarrojo VISTA, instalado en el Observatorio Paranal, en Chile, y los resultados del trabajo fueron publicados hoy por la revista Nature Astronomy.
“Previamente, hemos observado discos en el proceso de elaboración de planetas, pero nuestras observaciones sólo arañaban la superficie”, dijo en un comunicado Edwin Bergin, director del Departamento de Astronomía de la Universidad de Michigan, y agregó que, hasta la fecha, los investigadores tenían que confiar en las observaciones realizadas en la superficie del disco.
Los planetas se forman en el plano medio de discos de partículas de gas y de polvo que rodean a estrellas jóvenes y, hasta ahora, los astrónomos no habían podido observar este plano medio debido a la opacidad de los gases.
Bergin y su equipo desarrollaron un método que permite asomarse a ese plano medio, en este caso, un disco a unos 180 años luz de distancia con un sol alrededor de 0,8 veces la masa de la Tierra.
Para observar la temperatura y otras condiciones del nacimiento de un planeta, los astrónomos utilizaron una forma rara de monóxido de carbono para trazar el hidrógeno molecular, la molécula más abundante en una región donde se forman planetas o estrellas.
Debido a que el hidrógeno molecular no se puede detectar en las temperaturas frías asociadas con los nacimientos de planetas, los astrónomos se centraron en el monóxido de carbono que existe junto al hidrógeno molecular, lo que sirvió de “molécula trazadora”.
La luz emitida por esta rara forma de monóxido de carbono traza claramente el plano medio, revelando por primera vez la formación del planeta a nuestros telescopios.
En este caso, las observaciones de los astrónomos se basaron en el ALMA, una instalación astronómica internacional que mide la longitud de las ondas de radio emitidas por moléculas en estos discos distantes.
Con este procedimiento, los astrónomos pudieron calcular la cantidad de masa disponible en el plano medio de una formación planetaria y pudieron medir la temperatura de la región.
“Si se quiere entender la formación de nuestro sistema solar y por qué hay tantos sistemas de exoplanetas diferentes, hay que entender el plano medio”, dijo Ke Zhang, otro integrante del equipo, en el comunicado distribuido por la Universidad de Michigan.
“Ese es el plano donde tienes la mayor parte de la masa concentrada y es ahí donde se produce la magia”, agregó
“Con las capacidades de ALMA y esta nueva técnica, los astrónomos pueden finalmente rastrear la formación de planetas en acción”, dijo Bergin, que aseguró que la contabilidad de masa sugiere que ha comenzado la formación de planetas y que “este disco se halla en buen camino para hacer nuevos planetas”.

jueves, 25 de mayo de 2017

FOTO: LA NASA CAPTA LOS "LATIDOS" DE UN LEJANO AGUJERO NEGRO.



Nuevos datos de los telescopios de la NASA revelan más detalles sobre un agujero negro supermasivo ubicado en las profundidades del cúmulo de galaxias Centaurus.

Los científicos de la NASA han conseguido captar el 'pulso' de un lejano agujero negro supermasivo escondido en una gran galaxia elíptica denominada NGC 4696, en el centro del cúmulo de galaxias Centaurus.
Ubicado a una distancia de alrededor de 145 millones de años luz de la Tierra, el agujero negro se asemeja a un corazón latiendo que bombea sangre hacia el cuerpo a través de las arterias.
Al analizar los datos del Observatorio Chandra de Rayos X de la NASA y de otros telescopios, los investigadores han descubierto que en el centro de la NGC 4696 se registran estallidos de chorros de partículas energéticas generadas por el agujero negro. 
Estos estallidos crean vastas cavidades en el gas caliente que rellena el espacio entre las galaxias, así como ondas de choque que 'viajan' por el cúmulo a lo largo de decenas de años de luz. Los científicos creen que estallidos así o 'latidos' de los agujeros negros, ocurren cada 5 hasta 10 millones de años.

miércoles, 24 de mayo de 2017

SECRETOS DE LA ANTÁRTIDA: DESCUBREN ENORMES ACCIDENTES GEOGRÁFICOS BAJO SU SUPERFICIE.


Científicos descubren formaciones de sedimentos que están tallando hendiduras profundas en el fondo de la capa de hielo.

El hielo de la Antártida presenta hendiduras profundas en su parte inferior. Lo ha descubierto un grupo de científicos de la Universidad Libre de Bruselas y de la alemana Academia Bávara de Ciencias. A su juicio, en las profundidades, se ha formado una nueva geografía con enormes picos que producen estas deformaciones.
Gracias al análisis realizado con satélite y georradar, los especialistas concluyeron que existen canales conocidos como conductos subglaciales  –de varios metros de ancho– que llevan el agua del deshielo al océano y que, a medida que se acercan a su final, se vuelven más amplios. Es allí también donde la corriente de agua se vuelve más lenta y se acumulan sedimentos, formando crestas que, con el paso de miles de años, llegan a alcanzar la altura de la torre Eiffel, que tiene 324 metros de altura.
Estas crestas son conocidas como eskers y son mucho mayores de lo esperado, por lo que alcanzan y cortan el hielo, generando así los canales. "El tamaño de los canales depende significativamente de procesos de sedimentación que se prolongan durante cientos o miles de años", explicó el líder del estudio, Reinhard Drews, en el artículo publicado en la revista 'Nature'.

Esas protuberancias fueron descritas como "rampas eskers", las cuales se hacen cada vez mayores a medida que se acercan al océano. Y, a juicio de los especialistas, su tamaño es muy superior al de "la mayoría de los eskers del registro glaciar Wisconsin". Los responsables del estudio agregaron que con el paso del hielo sobre estas crestas se forman las "cicatrices" que, a su vez, pasan a lo largo de las capas de hielo flotante centenares de kilómetros abajo, creando canales de hielo.
Por último, los expertos detallaron que estos canales pueden ser considerados como puntos débiles, ya que el hielo que lo forma tiene la mitad de grosor que el de sus alrededores.

martes, 23 de mayo de 2017

DESCUBREN LA LAVA MÁS CALIENTE DE LOS ÚLTIMOS 2.500 MILLONES DE AÑOS


Se trata de la "komatita", roca volcánica única y característica de aquel período geológico y que continúa siendo uno de los más enigmáticos en la evolución del planeta Tierra.

Un equipo internacional de geólogos ha descubierto, al estudiar unas rocas volcánicas en Costa Rica, que provenían de la lava más caliente que se conoce de los últimos 2.500 millones de años, según publicó hoy la revista científica Nature Geoscience.
La investigación, liderada por Esteban Gazel, profesor adjunto del Instituto Politécnico y Universidad Estatal de Virginia, aporta nuevas evidencias sobre la evolución termal de las profundidades de la Tierra.
El equipo analizó la composición química de unos antiguos ríos de lava preservados en Costa Rica, que hoy forman un conjunto geológico con condiciones de fundición y cristalización similar a la misteriosa komatita del eón Arcaico.
La komatita es una roca volcánica única y característica de aquel período geológico que terminó hace 2.500 millones de años y que continúa siendo uno de los más enigmáticos en la evolución del planeta Tierra, según el profesor Gazel.
Durante el eón Arcaico la temperatura del manto terrestre, situado entre el núcleo y la corteza terrestres, era más caliente de lo que es hoy debido a una gran cantidad de calor radiactivo producido por el decaimiento de elementos como el potasio o el uranio.
“La komatita era una versión supercaliente de ríos de lava como los hawaianos”, explica Gazel, quien añade que “era tan caliente que tenía un brillo incandescente blanco en vez de rojo, y fluía en una superficie planetaria con condiciones atmosféricas muy diferentes, más similares a Venus que al planeta en el que vivimos hoy”.
El equipo de investigadores estudió las rocas del conjunto geológico de 90 millones de años de Costa Rica y descubrió que tenían concentraciones de magnesio tan altas como la komatita arcaica, así como evidencias en su textura de temperaturas extremadamente altas.
Según los geólogos, la concentración de magnesio en basaltos y komatitas está relacionada con la temperatura inicial del magma al fundirse, y cuanto más alta es ésta, más elevado es el contenido de magnesio en las rocas resultantes.
También la presencia de olivino, un mineral verde que es el primero en cristalizar cuando un manto derretido se enfría, ha servido de indicador de la temperatura alcanzada por la lava, ya que cuanto más alta, más aluminio incorpora a su estructura.
El estudio concluyó que el olivino de las rocas estudiadas en Costa Rica cristalizó a temperaturas cercanas a los 1.600 grados centígrados, tan altas como las registradas por olivino en la komatita, marcando un nuevo récord de temperaturas de lava en los últimos 2.500 millones de años.
Para Gazel, lo más “fascinante” de este estudio es que sugiere que la Tierra podría ser todavía capaz de producir magma tan caliente como el de la komatita del eón Arcaico.
Los investigadores aseguran que con la tecnología ahora disponible y estos nuevos datos hay muchas oportunidades de responder cuestiones claves de la evolución geológica y termal de la Tierra, y comprender los mensajes geoquímicos que el manto terrestre envía a la superficie del planeta.

lunes, 22 de mayo de 2017

LA EVIDENCIA DE VIDA EXTRATERRESTRE DEL PLANETA MÁS ANTIGUA ESTÁ EN AUSTRALIA.


Se trata de presencia de vida microbial de unos 3.480 millones de años de antigüedad.

Un grupo de científicos ha hallado la evidencia más antigua de vida terrestre, de unos 3.480 millones de años de antigüedad, en depósitos de aguas termales de Pilbara, en el noroeste de Australia.
El descubrimiento sitúa en un estadio mucho más temprano la presencia de vida microbial en tierra firme, cuya prueba más antigua hasta ahora había sido encontrada en unos depósitos sudafricanos ricos en materia orgánica de entre 2.700 a 2.900 millones de años.
"Hemos ampliado el récord de la vida en la parte terrestre del globo en unos 600 millones de años", dijo a Efe la responsable del equipo de expertos que realizó la investigación, Tara Djokic, de la Universidad de Nueva Gales del Sur (UNSW).
La principal prueba del estudio, publicado en la revista Nature Communication, son los estromatolitos, unos microorganismos que forman una especie de estructura de capas rocosa, que la investigación localizó en los depósitos de las aguas termales de la formación Dresser, en la remota zona de Pilbara.
Los estromatolitos se conocían desde finales de 1970 pero se pensaba que éstos formaban parte de un ambiente marino con bajo nivel de aguas hasta que estudios posteriores los asociaron a las superficies volcánicas.
Fue con el estudio de Djokic y su equipo que se determinó que estos microbios antiguos formaban parte de depósitos de aguas termales formados en tierra, conclusión a la que se llegó tras detectar en ellos la presencia de geiserita.
Este mineral de textura porosa y rico en sílice se forma a una temperatura cercana a la ebullición y solo se encuentra en este tipo de fuentes de aguas calientes.
La antigüedad de estas pruebas es superada por la de restos de actividad microbiana detectados en antiguas fumarolas hidrotermales en el este de Canadá, formadas hace unos 3.770 millones de años, y unas estructuras geológicas en mares poco profundos de Groenlandia ocasionadas por colonias de microbios (estromatolitos) hace unos 3.700 millones de años.
En ambos casos se trata, no obstante, de vestigios localizados en fondos marinos.
Según Djokic, la investigación puede tener implicaciones en el debate sobre el origen de la vida y situar a los manantiales de aguas termales como alternativa a la hipótesis de que la vida se desarrolló en los océanos y después se adaptó en tierra firme.
"El principal punto es que se creía que la vida se originó en los océanos y se trasladó a la parte terrestre mucho después, pero vemos que la vida en esta parte de la tierra comenzó muy temprano de acuerdo a los registros geológicos", enfatizó.
Djokic cree que su estudio "inclina la balanza" en favor del naturalista inglés Charles Darwin, quien sostenía que la vida habría comenzado en "un pequeño charco de agua templada".
Los resultados del trabajo podrían incluso orientar las investigaciones sobre la posible presencia de vida en Marte, según señaló el director del Centro de Astrobiología y Ciencias de la Tierra de la UNSW, Martin Van Kranendonk.
"Los depósitos de Pilbara tienen la misma edad que la mayor parte de la corteza de Marte, lo que hace que los depósitos termales del planeta rojo sean un objetivo fascinante en nuestro intento de encontrar vida fosilizada ahí", dijo en un comunicado Van Kranendonk, cuyo centro participó en el estudio.
El fundador de UNSW, Malcolm Walter, destacó en el mismo comunicado que la región de Pilbara no solo proporciona un rico registro de vida temprana en la Tierra sino que puede ser de utilidad en el llamado planeta rojo.
"(Pilbara) es una región clave para desarrollar estrategias de exploración en Marte para intentar responder uno de los grandes enigmas de la ciencia y la filosofía: ¿apareció vida en el universo en más de un lugar?", se preguntó Walter.